LA COMUNIDAD 

 

 

Un poco de historia…

 

En la noche del 14 y la madrugada del 15 de agosto de 1975, un enorme chircal (chirca= Especie de arbusto) se convirtió en un lugar donde se ubicaron cerca de mil familias. Imagínate, mil familias, más de cinco mil personas caminando entre las malezas caídas. Imaginamos que, desde entonces, las mamás, los papás, los jóvenes, los abuelos y los niños habrán estado muy ocupados ese día porque habría que construir la casa, como sea. Con maderas, tablas, chapas, plásticos, de cualquier manera, pero la cosa era construir la casa. Así nació nuestra comunidad. Después se produjeron muchos abusos de parte de las autoridades. Hasta fueron desalojadas muchas personas. En fin, así nació el lugar donde hoy esta la comunidad Nuestra Señora de la Asunción, y el lugar desde donde hoy, transmite tu Radio Comunitaria Arami.

 

 

 

Testimonios de los primeros momentos de la ocupación.-

 

Desde la madrugada del 15 de agosto y los siguientes días fueron para la constucción de los ranchos. Todos colaboraron para medir los lotes y ubicar las calles. Aunque con muchas dificultades, porque a las 6 de la mañana de ese día 15, ya estaban policías de la comisaría 16 interviniendo en la ocupación. Varias personas que estaban midiendo los lotes fueron llevadas presas.

 

  • Doña Catalina de Leiva, nos cuenta porque se eligió la fecha del 15 de agosto: “la ocupación, de acuerdo al pequeño plan que veníamos confeccionando entre varias personas, teníamos que llevarla a cabo el 12 de octubre. Pero nos dimos cuenta que nuestro propósito ya fue descubierto por miembros de la seccional colorada. Por eso decidimos realizarla el día 15 de agosto. A muchas familias no les gustó que se adelantará, pero ya no podíamos esperar”.

 

  • Doña María Torres recuerda los primeros momentos de aquel día: un señor llamado Felipe nos contó sobre este lugar y vinimos el 15 de agosto. Limpiamos, luego hicimos un ranchito con chircas. Era muy chico el lugar, solo entraba una cama. Acostamos a nuestos hijos en la cama y nosotros amanecimos sentados tomando mate. Cuidando a los niños, porque había muchas víboras y toda clase de bichos. Vinimos del barrio Ysaty”. 

 

  • Ña Felipa Medina nos cuenta: “mi vecina me avisó. Yo vivía en el barrio Santa Lucía y vine el 17 de agosto. Ese día cayó una gran tormenta. Mi lugar era muy precario. Pedimos socorro. Mis hijos lloraban; me decían: “vamos a nuestra casa”. Les dije: vamos a aguantar para tener un lugar para nosotros. Parecía mentira que todos los días teníamos una tormenta. El raudal nos llevaba, era inmenso”.

 

La ocupación quisimos hacerla en forma ordenada, dejando espacios para las calles. Lo logramos en principio, mediamos los lotes con nuestros pasos y liñas. Pero las familias que vinieron después, avanzaron masivamente y era imposible seguir en orden.

 

 

PRIMEROS PROBLEMAS

 


 

     Doña Felipa Medina comenta: “teníamos mala suerte todos los días teníamos lloviznas, fríos, tormentas, lluvias. A los que luego se agregó la policía. Un día los policías vinieron a reunirnos en el mangal y nos dijeron: Ustedes son unos atracadores, vinieron a invadir terreno privado”

 

Uno de ellos dijo: “Atiendan bien todos, ¿ven este papel?. Es una orden del dueño de este terreno. Les voy a leer este acta, que les mandó el comisario Torres. Tienen 48 horas para abandonar este lugar, si no lo hacen, vamos a venir con tractores para echar sus casas”.

 

  • Doña Evangelista Suarez  nos relata lo que sucedió cuando al día siguiente regresaron los policías. “Quisieron llevar detenido a un excombatiente de la Guerra del Chaco, entonces el veterano les contestó: Yo peleé en el Chaco, defendiendo nuestra tierra y no voy a ir con ustedes. ¡Prepotentes, carajo!.

-          Vamos, o si no vamos a traer una carretilla y lo mismo  vamos a llevarte

-          Ya le dije, ndahamo`ái penendive, handakyhyjéi pendehegui. Chéko añorairô vaekue Chacope, peê policía jare peikóva….

 

 

No llevaron al excombatiente. Nosotros tan sustados llorabamos todos. Eso fue más o menos por el mes de septiembre. Llevaron presos como a 20 personas. Golpeaban a mujeres con niños, pateaban las ollas. Los que actuaron eran miembros de la comisaría 16, del barrio Stroessner. Hoy Barrio San Pablo

 

 

 

 

ACCIONES INMEDIATAS

 

“En este momento decidimos ir hasta el Palacio de Gobierno para hablar con el Presidente de la  República, si era posible. Nos juntamos y fuimos unas 65 personas en total hasta el Palacio. Allí estábamos colorados –adherentes al Partido de gobierno- y liberales, opositores al gobierno. Recuerdo que algunos tenías miedo. Y lo tenían porque cuando nos instalamos frente al Palacio, una persona que estaba trabajando en el jardín comenzó a infundirnos miedo. Quedamos al final unos 45 aproximadamente. Por fin pudimos hablar con una funcionaria de la secretaria de la Presidencia. A eso de la una de la tarde habíamos llegado alrededor de las siete de la mañana. Ella nos dijo que regresaramos a nuestras casas y que nos quedaramos tranquilos. Nos prometió que nadie iba a molestarnos…” (Testimonio de un poblador publicado en el libro Movimientos Sociales en el Paraguay)

 

De a poco ibamos construyendo un pequeño oratorio en un lugar donde había una cruz. Desde el principio la gente se reunía allí para celebrar la misa, rezar un rosario y al terminar el rezo hablamos de nuestros problemas. Desde el principio el pequeño oratorio de la Virgen Nuestra Señora de la Asunción iba convirtiéndose en el centro de reunión de toda la comunidad.

 

Cuando se presentaba cualquier problema, recurríamos rápidamente a la parroquia San Pablo Apóstol, del Barrio San Pabll, ex barrio Stroessner. Y el parroco acudía, nos orientaba y acompañaba.

 

 

CONTEXTO NACIONAL

 

Pocos ocupantes de nuestro barrio se daban cuenta de los difíciles momentos que se vivían en nuestro país. La política de “guerra al comunismo” estaba llevandose a cabo con violencia. Para el gobierno del general Alfredo Stroessner, todo lo que era organización comunitaria constituía “subversión” o “comunismo”, tenía que ser combatido.

 

Era la década del 70, Las Ligas Agrarias Cristianas, una gran organización campesina, estaba siendo perseguida y reprimida. Querían aniquilarlas a toda costa. Las cárceles se llenaban con dirigentes campesinos y políticos. LA tortura en el Departamento de Investigaciones de la Policía de la Capital era una práctica diaria. La cárcel de Emboscada, creada en este tiempo para los presos políticos no tenía lugar donde ubicar a los tgantos dirigentes que llegaban diariamente. Lo mismo ocurría en las DeleGACIONES de Gobierno. Desaparecían personas. Eran asesinados líderes campesinos frente a sus propios familiares.

 

La comunidad de Jejuí, en el departamento de San Pedro, fue aniquilada. Sus habitantes detenidos, torturados. Un sacerdote baleado y otros religiosos eran expulsados del país.

 

El control en los colegios católicos, principalmente, era férreo.

 

Los dirigentes de las seccionales y subseccionales coloradas se desempeñan como espías del gobierno. Nadie podía hablar ni protestar. Los apresamientos ocurrían a cualquier hora.

 

En lo económico, había cierto empuje. La represa de Itaipú empezaba a construirse. Edificios altos se levantaban en la capital. Había mucha demanda de mano de obra especialmente en la rama de la construcción. Micha gente llegaba del campo a la ciudad en estos tiempos. Las personas que llegaban del campo se instalaban en las orillas de las ciudades, en las zonas periféricas de Asunción y ciudades vecinas.

 

En medio de toda esta situación comienza la historia de nuestra comunidad.

 

 

PRIMER PROBLEMA JURÍDICO

Unos días después de la ocupación el señor Máximo Centurión, capataz del terreno presentó un recurso de amparo contra nostros y nos exigió que desalojemos el lugar. (ABC Color 21-08-75)

 

Pero el título no fue presentado, y nosotros le exigíamos: “Traigan el título de propiedad y después veremos que hacer…”

 

Existía una alianza entre el que reclamaban las tierras y el entonces presidente de la seccional colorada Nº 24, Dr. Juan Antonio Cardozo. El político utilizaba todas sus influencias y recurría a la policía para presionarnos.

 

 

1980: APARECE BRIZUELA

De nuevo con el apoyo, del presidente de la seccional colorada de turno, esta vez el profesor Roberto Bordón Insfrán, un desconocido, Tomás Brizuela Fleitas, “compra las tierras con todos nosotros, en 1979 y promueve un recurso de amparo. Otra vez las fuerzas policías tienen activa participación con amenazas, desalojos, amedrentamientos. Entonces buscamos refugio en la unidad, empezamos la resistencia y la defensa. Nos organizamos en una comisión vecinal.

 

  • Don Nicolás Cabrera, entonces miembro de la comisión de fomento nos recuerda: “Hubo un llamado por altavoces a una reunión en ese entonces en la Pista de Nuestra Señora de la Asunción. Esa invitación era de parte de Brizuela. Las personas interesadas fueron a esa reunión y volvieron decepcionados. El supuesto propietario había dicho que quién tiene interés en su lote tendrá que reconocerle a él como legítimo dueño. Además los precios eran demasiado elevados”.

 

Existían verdaderos luchadores, pobladores del barrio, que sostenían que el título presentado por Brizuela era falso. La búsqueda del verdadero título de propiedad se convertía en el gran objetivo. LA comisión vecinal presidida por don Lorenzo Damián Ortiz, recurría en muchas partes: vecinos conocedores del lugar, juzgados de Paz, Registros de la Propiedad, Municipalidad, Arzobispado, Comité de Iglesias. Esta intensa búsqueda condujo a nuestros dirigentes hasta los herederos de doña Sofía Vda. De Sacarello. Ellos también poseían un título de propiedad de estas tierras en que vivíamos desde 1975. Estudios realizados después por técnicos nos dieron la seguridad que este título era el verdadero. A nuestro pedido el Arzobispado compró este título con el cuál demostramos luego lo falso que era el título de Brizuela.

 

Hicimos una gran reunión en la parroquia San Pablo

 

  • Juan Angel Navarro, miembros de la comisión, entonces, comenta la manera de cómo los miebros de la directiva de la seccional colorada trabajaban a favor del supuesto propietario. “Nosotros formamos la comisión vecinal para la Comisión de Fomento del barrio. Nos reunimos en la casa de Don Ortiz. No podíamos reunirnos en la capilla, porque la comisión del oratorio de ese entonces, estaba a favor de Brizuela”.

 

Ya que ese tiempo nos constituimos en una comunidad organizada. Varias comisiones trabajaban en nuestra comunidad. Algunas en el oratorio, otras en la comunidad entera, por las cuestiones del terreno. La comisión vecinal con todos sus miembros, junto con el padre José Antonio Irrazabal de la Parroquia San Pablo, fueron una vez junto al Arzobispo, Monseñor Ismael Rolón.

 

“Los principales dirigentes de nuestra comunidad no tenían descanso. Todos los días realizando trámites en elcentro, en las instituciones, o informando a la gente de la situación. Eran tiempos de represión y atropellos. La resistencia de la gente ante los ataques del supuesto propietario crecía. Permanentemente por los medios de comunicación, radios y diarios ,se daban cuenta de las injusticias que se cometían contra nosotros”.

 

A traves de la parroquia las gestiones con la jerarquía eclesiástica e instituciones se hacían más permanentes. Nos relacionamos con el Comité de Iglesias para Ayudas de Emergencias CIPAE.

 

Recurríamos a estas instituciones como parte de nuestra estrategia de lucha. Con el aporte de las instituciones nos sentiamos apoyados. Y se fortalecía en su lucha.

 

  • Ramón Jiménez, promotor social, miembro de la Pastoral Social Arquidiocesana, rememora aquellos pasos: “primeramente nuestro trabajo en 1981 era acompañar la comisión que estaba atendiendo el problema de la tierra. No podíamos reunirnos en el barrio, en la capilla, por la persecución que había contra la comisión. Por eso nos reuniamos en la parroquia San Pablo.
  • “Había mucho temor de la gente para reunirse y comentar la situación, pero se recurrió a diversas estrategias. Una de ellas fue la de reproducir varias imágenes de la Virgen de la Asunción. La gente tenía en sus reuniones la imagen de la Virgen. Si algún policía preguntaba qué se estaba haciendo, la respuesta era “estamos rezando a la Virgen”

 

Hicimos una reunión en la parroquia San Pablo Apóstol. Allí el padre José María Blanch, entonces coordinador del Comité de Iglesias, informó de la verdadera situación de las tierras y lo que podría hacerse.

 

La propuesta fue que el Arzobispado comprara el terreno de los verdaderos dueños que son los herederos de Sofía López de Sacarello.

 

Se pidió a los pobladores, como señal de aceptación de la propuesta aportar 10.000 guaraníes por familia ocupante. De perderse el caso la suma ya no será devuelta. Además deberá pagarse una cuota de 4.000 Guaraníes a ser depositada en un banco de plaza. Lo recaudado de las cuotas sí podrían recuperarse en caso de pérdida. La gente aceptó. Se pidió a la gente trabajar en unidad. Se organizaron las formas para recaudar.

 

La respuesta de todos fue muy positiva. LA gran mayoría apoyamos con efectivo y nuestras firmas. Algunas familias no tenían los 10.000 guaraníes entonces explicaban su situación y entregaban solo la mitad, a veces menos, para luego completar. Otras, como se esperaba, no aceptaron esta propuesta porque ya estaban comprometidas con Brizuela.

 

 

COMISION DE CAPILLA

En la lucha por la tierra y el mejoramiento del barrio no podemos dejar de mencionar a la Comisión de Capilla, actual Comisión Pro-Vicaría.

 

Esta organización agrupó y agrupa a distintas asociaciones y movimientos que trabajan dentro de la Iglesia del Barrio.

 

En los tiempos difíciles por causa de la represión tanto la comisión de capilla como la comisión vecinal casi tenían los mismos miembros.

 

Más adelante esta comisión en una coordinadora de la que forman parte los representantes de las demás organizaciones.

 

Anteriormente se encontraba conformado de la siguiente manera:

 

-          Consejo de Delegados.

-          Comisión de Construcciones

-          Comisión de Deportes

-          Acción Popular Cristiana, APC

-          Legión de María

-          Catequesis

-          Grupo de Oración

-          Grupos de Guías

 

A traves de la comisión de Capilla se organizan los momentos fuertes de la comunidad: la Navidad en Familia, la Cuaresma en Familia, Novenarios a la Virgen de la Asunción, Fiesta Patronal.

 

El contenido de todas las festividades giran en torno al problema de la comunidad, la tierra y la pobreza, nuestras necesidades y propuestas.

 

Estas actividades sirvieron bastante para la concienciación de la gente con respecto a lso problemas.

 

Todos los sacerdotes, de la parroquia San Pablo, fueron defensores de nuestra causa.

 

EL ARTE EN NUESTRA LUCHA

Los sufrimientos, las represiones, los desalojos, las insegurisdades no nos impidieron en ingún momento vivir nuestro Paraguay reko en la comunidad. Siempre encontramos momentos para deleitarnos con el canto de algún poblador que al son de la guitarra, el arpa y el acordeón, expresaba su mborayhu o su nostalgia al valle que ya quedó atrás.

 

No faltaban ocasiones para la farra, una cena, un pira je`u. Los casos ñanerembihasakue, lo que pasamos, eran frecuentes en las reuniones. Siempre comentabamos los primeros de nuestra vida como comunidad.

 

Cuadno cumplimos diez añosde vida, un grupo de pobladores, realizaron un libreto y representaron nuestra historia a través de un teatro. En ocasiones los mismos protagonistas de la historia real se representaron en el teatro.

 

El Padre Julián Maldonado, de la parroquia San Pablo Apóstol, compuso una canción para nuestro barrio que tituló Villa Nuestra Señora de la Asunción.

 

VILLA NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN (polka)

 

Estribillo

 

Tupáis ara mboyvemi

Apurote mboriahu ijyv`yva

 

Bis: Kokuerépema oike oñemoko`ê

       Mbyja kuéra ovaháich pyhare.

 

1.- Vy`aite, py`aguasúpe chirkaty omondoro.

Ohaíma oñondive tape ha óga rendagua

Karton, tabla ha chápagui pya`ete ojogapo,

Ñaimo`avoi ku guyrami ombyatyva haityrâ  (bis)

 

2.- Ha maerâpiko  ra`e voietémaco añarâ

Ñarôme mburuvicha kuéra oñembopysyry:

Kuhyje mbaretepópe komisaríaoe oñuña…

Ndaipori`anga nderehe mboriahumi ko yvy! (bis)

 

3.- Ni upévare lo mboriahumi hendami ndihejaséi

Ñaimo`a ku kava haityre oñemyakate`y (bis)

Vokóike oko`i ojopopyre, oñomopeteî.

“Ndajahupityi iporâva jaikorô ojuehe`y (bis)

 

Estribillo: Tupâsy la Asunción ara mboyvemi…

 

4.- Opavave rendaguâ ojapo yvy Ñandejára

Ha yvypora oñoraorô, oipota seveseve.

Poguasu yvy hetáre mbaretépe oñombojára.

Mboriahúpe oñemboyke, ndoguerekói ni pehengue (bis)

 

5.- Jesucristo mundopype mboriahu salva ou,

ha cristiano oñeñandúva oguata yjykerete,

hetaitéma ityre`y, kokueré ipyambu…

okoema sapy`a ipiro`ymívo hekove! (bis)

 

6.- Nuestra Señora de la Asunción Comunidagua

Sonahárupi oñepyrû orrreflexiona joaite

Sociedad porâve rekávo oñondive oguata

Iporâmante pytûguype jaiko tyvyryre!!!

 

Estribillo: Tupáis la Asunción ara mboyvemi….

 

 

BRIZUELA ATACA DE NUEVO

Brizuela no quedó con los brazos cruzados. Logró varias ordenes de desalojo contra los principales dirigentes de la comunidad. El 28 de mayo de 1982, fue desalojado por orden judicial el presidente de la comisión vecinal don Lorenzo Damián Ortiz. Quisimos impedir este desalojo, pero don Ortiz nos dijo: “dejemos que se cumpla la orden del juez, total pronto conseguiremos otra vez por la justicia ingresar a mi casa…”

 

Durante todo el día unas 1.000 personas, en señal de protesta y solidaridad, nos intalamos frente a la casa dde Don Ortiz, con carteles y banderas expresamos nuestro repudio a la acción.

 

A la tardecita, nuevamente las fuerzas policiales arremetieron contra la multitud cuando tratabamos, todos juntos, de introducir de nuevo las cosas de don Ortiz esparcidas en la calle. La represión fue dura. Con metralletas y fusiles nos esparcieron.

 

Unos meses después se logró que Don Ortiz ingrese de nuevo a su terreno. La población en un día prácticamente reconstruyó la casa. Este acontecimiento está registrado en la historia de la comunidad como la mejor muestra de solidaridad y unidad en torno a este dirigente.

 

LO QUE PASÓ EN LOS TRIBUNALES

 

Se demostró que el título de Tomás Brizuela, con correspondía a nuestro barrio. El numero de finca 17.869 que corresponde al título de Brizuela pertenecía a otro terreno.

 

En 1986, el 22 diciembre, días después de la muerte del presidente de la comisión vecinal, don Lorenzo Damián Ortiz el Juez Linneo Insfrán Saldívar del 5º Turno, Primera Instancia, resolvió “hacer lugar a la demanda promovida por el Arobispado de Asunción contra los señores Tomás Brizuela Fleitas y Marcelino Valdéz sobre reivindicación del inmueble individualizado como finca 1247, del distrito de la Recoleta anotado en la Dirección General de los Registros Públicos bajo número 8 y al folio 41 y siguientes del año 1982; y en consecuencia, los demandados deberán desocupar dicho  inmueble en el plazo de diez días de ejecutoriada la presente resolución…”

 

Primer triunfo de la comunidad en los Tribunales. Este triunfo fue festejado.

 

Brizuela recurrió a Segunda Instancia. Uno de los jueces de la Cámara de Apelaciones del Poder Judicial, en una parte de sus argumentaciones manifestó: “no existe superposición de títulos. Que las dos fincas, la 1247 del Arzobispado y la 17.869 de 1979, corresponden cada una de ellas a distintos inmuebles cuya única afinidad es que son colindante… que existe superposición de mensura, pero no de títulos”.

 

Así, tanto el Juzgado de Primera como de Segunda Instancia (Cámara de Apelaciones), daban la razón al Arzobispado. Por tanto los pobladores ya estaban asegurando las tierras para sí.

 

Tomás Brizuela Fleitas, luego presentó un último recurso ante la Corte Suprema de Justicia, el de inconstitucionalidad. La Corte definitivamente resolvió que el terreno es del Arzobispado. Varios años de lucha en los Tribunales llegaba a su fin

 

 

ORGANIZADAMENTE FUIMOS MEJORANDO

Desde el inicio de las luchas llevadas a cabo en los Tribunales y la relación con las instituciones, nos organizamos en un Consejo de Delegados. Todas las zonas, las manzanas del barrio, tenían que elegir a sus delegados y estar representados ante el Consejo.

 

La funcion de estos delegados era la de llevar en el Consejo las inquietudes y propuestas de su manzana o zona con respecto a los problemas.

 

También la de informar a la gente de lo que se está haciendo en relación a la tierra. Este Consejo tuvo una activa y fundamental participación. Los más diversos problemas se discutían en las reuniones.

 

Todo el anteproyecto de urbanización, que más tarde se presentó a la municipalidad de la capital, fue el fruto de las reuniones que los delegados, junto con los técnicos, realizaron con la gente del barrio.

 

En octubre de 1985 el Arzobispado de Asunción presentó a la Municipalidad de la capital el “Anteproyecto de Reestructuración del Barrio”. El anteproyecto fue aprobado por el Intendente Municipal General Porfirio Pereira Ruiz Díaz.

En las zonas donde se realizaron las reubicaciones o la reestructuración ya serán aceptadas definitivamente por la Municipalidad. De este modo cuando los pobladores paguen todas sus cuotas ya podrán obtener el título de propiedad.

 

 

Nombre

Dirección

Ciudad - País

T: 123-456-789

F: 123-456-780