PROGRAMACION RADIO ARAMI FM

 

 

Por Oscar Rubén Cáceres Jiménez.

 

En primer lugar, entenderemos por programación de la emisora por un conjunto de programas, mediante el cual la emisora dialoga con su público, ofrece un producto radiofónico coherente con sus principios y objetivos y en concordancia con la comunidad a la que sirve.

 

Algunas ideas acerca de este tema, nos ilustra mas José Ignacio López Vigil, coordinador para América Latina y el Caribe de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, en su último libro “Manual Urgente para Radialistas Apasionados”.

 

“La programación es el diálogo que la radio entabla con su público, los mensajes que emite para relacionarse con cada uno...” Cotidianamente se suele decir que una programación de una emisora es “Lo que sale al aire, lo que se produce en la radio”.

 

“La programación es una conversación planificada entre emisores y receptores, tomando en cuenta la disponibilidad de éstos últimos - los oyentes.”

 

Con un tono picaresco, pero no ajeno a la realidad, López Vigil describe la programación de la siguiente forma: “La programación es la palabra conquistadora, la declaración de amor de ella, la radio, a él, su público. Candidatas en el dial hay muchas. Todas las emisoras difunden música, noticias, todas hablan y esperan ansiosamente ser escuchadas. La diferencia radica precisamente en la manera de pronunciar esas palabras, esos sonidos sensuales que sin embargo, parecen haber sido dichos para una sola persona y al oído. La programación es la coquetería de cada radio, su estrategia particular de seducción”.

 

En el caso de Radio ARAMI FM, la programación responde a sus objetivos, a los principios de la organización de la cual también forma parte - Asociación Paraguaya de Radiodifusión Comunitaria, COMUNICA- , la Doctrina Social de la Iglesia y los objetivos de la comunidad organizada y la ciudadanía. En el caso de Radio ARAMI, de modo a facilitar la comprensión, se podría decir que es una radio ciudadana. Tal es el posicionamiento o perfil de la Radio. A partir de estos principios y enunciados serán establecidos los distintos programas.

 

En cuanto a los programas, anticipamos que tendrán como condimentos principales, la participación de la gente con su propia voz y expresión, la música, las informaciones de toda el área de cobertura de la Radio, con amor y humor.

 

 

ARAMI COMUNICACIONES. OBJETIVOS Y PRINCIPIOS.

 

El siguiente texto extraemos del Estatuto de la entidad, de los artículos 3 y 4.

 

“...tiene como fines impulsar una comunicación participativa, educativa, popular, alternativa con el fin de contribuir al desarrollo integral de la comunidad, utilizando la radio comunitaria y otros instrumentos de comunicación.

 

 

 

 

Art. 4: Son objetivos de ARAMI COMUNICACIONES:

 

“A través de la participación popular y la gestión comunicativa impulsar los cambios sociales, económicos, políticos, culturales y medio ambientales.

 

“Contribuir a la democratización de las comunicaciones promoviendo la participación popular en la producción de mensajes y orientación del medio;

 

“Contribuir al desarrollo cultural, el fortalecimiento de la identidad de los pueblos;

 

“Constituirse en instrumento para la promoción humana y la construcción de una sociedad basada en la solidaridad, la verdad, la justicia y el amor: principios y valores cristianos.

 

    

OTROS VALORES PARA LA FORMACION DEL PERFIL DE LA EMISORA.

  

   La emisora comunitaria ARAMI es una emisora por naturaleza educativa y promocional. Promueve el respeto al ser humano, el medio ambiente y los procesos organizativos de los pueblos. Respeta las culturas y promueve la libertad personal y social.

  

   “Hay que formar la conciencia, y esclarecer el juicio moral. Una conciencia bien formada es recta y veraz. Formula sus juicios según la razón, conforme al bien verdadero querido por la sabiduría del Creador... La educación de la conciencia es una tarea de toda la vida. Desde los primeros años despierta al niño al conocimiento y la práctica de la ley interior reconocida por la conciencia moral. Una educación prudente enseña la virtud; preserva o sana del miedo, del egoísmo y del orgullo, de los insanos sentimientos de culpabilidad y de los movimientos de complacencia, nacidos de la debilidad y de las faltas humanas. La educación de la conciencia garantiza la libertad y engendra la paz del corazón”. (Catec. Cat. 1783-1785).

 

LA LIBERTAD:

Otro de los valores fundamentales que difundirá y defenderá es la libertad. La Constitución Nacional expresa que: “Se garantizan la libre expresión y la libertad de prensa, así como la difusión del pensamiento y de la opinión, sin censura alguna, sin más limitaciones que las dispuestas en esta Constitución; en consecuencia, no se dictará ninguna ley que las imposibilite o las restrinja. No habrá delitos de prensa, sino delitos comunes cometidos por medio de la prensa.  Toda persona tiene derecho a generar, procesar o difundir información, como igualmente a la utilización de cualquier instrumento lícito y apto para tales fines”. Artículo 26 – (de la libertad de expresión y de prensa)

 

 

 

El Catecismo Católico dice acerca de este valor: La libertad es el poder, radicado en la razón y en la voluntad, de obrar o de no obrar, de hacer esto o aquello, de ejecutar así por sí mismo acciones deliberadas. Por el libre arbitrio cada uno dispone de sí mismo. La libertad es en el hombre una fuerza de crecimiento y de maduración en la verdad y la bondad. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios, nuestra bienaventuranza” (C.C 1735).

  

Por su importancia en la acción radiofónica, exponemos otras ideas y conceptos que fortalecerán nuestra lucha ardua por la vigencia de la libertad plena, tanto del ser humano individual, como colectivo o social.

  

   “En la medida en que el hombre hace más el bien, se va haciendo también libre. No hay verdadera libertad sino en el servicio del bien y de la justicia” “... La libertad hace al hombre responsable de sus actos en la medida en que éstos son voluntarios. El progreso en la virtud, el conocimiento del bien, y la ascesis acrecientan el dominio de la voluntad sobre los propios actos” (C.C 1733)

  

   “La libertad se ejercita en las relaciones entre los seres humanos. Toda persona humana, creada a imagen de Dios, tiene el derecho natural de ser reconocida como un ser libre y responsable. Todo hombre debe prestar a cada cual el respeto al que éste tiene derecho. El Derecho al ejercicio de la libertad es una exigencia inseparable de la dignidad de la persona humana, especialmente en materia moral y religiosa. Este derecho debe ser reconocido y protegido civilmente dentro de los límites del bien común y del orden público. (C.C 1738).

  

   En cuanto a otros valores que guiarán la programación de la emisora ARAMI son la Justicia Social y la participación equitativa en todos los bienes de la humanidad.

  

   “La sociedad es indispensable para la realización de la vocación humana. Para alcanzar este objetivo es preciso que sea respetada la justa jerarquía de los valores que subordina las dimensiones “materiales e instintivas” del ser del hombre “a las interiores y espirituales”. (CA 36). “La sociedad humana... tiene que se considerada, ante todo, como una realidad de orden principalmente espiritual: que impulse a los hombres, iluminados por la verdad, a comunicarse entre sí los más diversos conocimientos; a defender sus derechos y cumplir sus deberes; a desear los bienes del espíritu; a disfrutar en común del justo placer de la belleza en todas sus manifestaciones; a sentirse inclinados continuamente a compartir con los demás lo mejor de sí mismos; a asimilar con afán, en provecho propio, los bienes espirituales del prójimo. Todos estos valores informan y, al mismo tiempo, dirigen las manifestaciones de la cultura, de la economía, de la convivencia social, finalmente, de cuantos elementos constituyen la expresión externa de la comunidad humana en su incesante desarrollo” (PT 36). (C.C. 1886).

  

   La programación de la emisora estará buscando siempre el bien común. Por esta utopía entendemos “el conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección... El bien común afecta a la vida de todos. Exige la prudencia por parte de cada uno, y más aún por la de aquellos que ejercen la autoridad. Comporta tres elementos esenciales:

  

              1- Respeto a la persona en cuanto tal. En nombre del bien común, las autoridades están obligadas a respetar los derechos fundamentales e inalienables de la persona humana...

  

              2- El bienestar social y el desarrollo del grupo mismo. El desarrollo es el resumen de todos los deberes sociales. Ciertamente corresponde a la autoridad decidir, en nombre del bien común, entre los diversos intereses particulares; pero debe facilitar a cada uno lo que necesita para llevar una vida verdaderamente humana: alimento, vestido, salud, trabajo, educación y cultura, información adecuada, derecho de fundar una familia, etc. (GS 26,2)

  

              3- El bien común, finalmente, implica la Paz, es decir, la estabilidad y la seguridad de un orden justo. Supone, por tanto, que la autoridad asegura, por medios honestos, la seguridad de la sociedad y la de sus miembros. El bien común fundamenta el derecho a la legítima defensa individual y colectiva.

  

   Si toda la comunidad humana posee un bien común que la configura en cuanto tal, la realización más completa de este bien común se verifica en la comunidad política. Corresponde al Estado defender y promover el bien común de la sociedad civil, de los ciudadanos y de las instituciones intermedidas.” (C.C 1909).

  

   La buena administración de la Justicia, de la Justicia Social, la Libertad, el Bien Común, la Democratización integral de la sociedad, corresponde impulsar tanto a las autoridades, como también a la ciudadanía mediante una participación activa. “La participación es el compromiso voluntario y generoso de la persona en los intercambios sociales. Es necesario que todos participen, cada uno según el lugar que ocupa y el papel que desempeña, en promover el bien común. Este deber es inherente a la dignidad de la persona humana.

  

   La participación se realiza ante todo con la dedicación a las tareas cuya responsabilidad personal se asume: por la atención prestada a la educación de su familia, por la responsabilidad en su trabajo, el hombre participa en el bien de los demás y de la sociedad”. (C.C 1.913-1.914).

            

 

Nombre

Dirección

Ciudad - País

T: 123-456-789

F: 123-456-780